"Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano" A. Clarke

Elige tu idioma

11/6/08

El cultivo del mejillón en la Ría de Vigo

El mejillón es un molusco bivalvo del Orden Mytiloideos y Familia Mytilidae que carece de esqueleto interno, su cuerpo esta cerrado dentro de dos valvas simétricas unidas por un ligamento. Las valvas se articulan mediante unos dientes pequeños que forman la charnela.

El cultivo se realiza en batea, que es un artefacto flotante constituido por una serie de flotadores que soportan un emparrillado de madera, del que se suspenden las cuerdas a las que se fija el mejillón. La batea se fondea mediante una gruesa cadena de longitud variable según la profundidad y a uno o dos puntos de fondeo. El sistema de flotación, consiste en seis flotadores de forma cilíndrica de chapa de hierro recubiertos de fibra de vidrio.
El emparrillado de la batea es de madera de eucalipto y en él se distinguen las vigas y los pontones. Dentro de las vigas hay que diferenciar: las vigas maestras que soportan el emparrillado; las vigas de través que van colocadas sobre las maestras; la viga de amarre de características similares a la viga maestra y los látigos, que son las vigas más delgadas y su finalidad es alinear los costados de la batea y darle consistencia y protección. Los pontones son la parte del emparrillado destinado al amarre de las cuerdas de cultivo y van paralelos a las vigas maestras.
Las cuerdas están confeccionadas con red de nylon y llevan intercaladas cada 40cm unos palillos de plástico de aproximadamente 30cm de largo cuya función es repartir el peso del mejillón a lo largo de toda la cuerda, para evitar su desprendimiento.

Las bateas están situadas en polígonos, cada uno se nombra con una letra y se subdivide en cuadrículas numeradas, cada una de ellas, corresponde a la posición de fondeo de cada batea.
En la ría de Vigo hay 13 polígonos y un total de 478 bateas.
Las bateas, tal que establece la normativa, deben tener una superficie total máxima de 550m2. Sólo podrán fondearse con uno o dos muertos. La longitud máxima de las cuerdas será de 12 metros, el número máximo de cuerdas por batea será de 500 o sea 1 cuerda por metro cuadrado útil.

Proceso de cultivo
El cultivo se inicia con la obtención de la semilla, que se recolecta de las rocas de los bancos naturales, previa autorización administrativa, ó mediante cuerdas colectoras. A partir de la semilla obtenida, se confeccionan las cuerdas de cultivo, envolviendo la semilla alrededor de la cuerda con ayuda de una fina red de acetato vegetal, algodón o mezcla de ambos materiales, que se descompondrá a los pocos días de estar en el agua, el tiempo suficiente para que la semilla de mejillón se haya embisado a la cuerda. Esta operación de cultivo se conoce normalmente con el nombre de “encordado” y se puede realizar con maquinas encordadoras o manualmente.
Cuando el mejillón alcanza un tamaño de 3-5cm y el peso de la cuerda se ha incrementado mucho, se realiza la operación denominada “desdoble” que consiste en retirar el mejillón de las cuerdas para confeccionar unas nuevas, en las que la densidad de individuos disminuye para favorecer su crecimiento. El número de cuerdas de desdoble que se obtienen a partir de una cuerda de semilla varía entre 2 y 4, dependiendo del peso de estas últimas.

La cosecha se realiza cuando el mejillón tiene una talla entre 60-90mm. Para ello, con la grúa y el cesto se izan las cuerdas. A continuación, mediante la utilización de cepillos, se separan las piñas de mejillón de las cuerdas y se trasvasan a las máquinas clasificadoras para separar en diferentes tallas y lavar los mejillones, a continuación se embolsa. Si el destino final del mejillón es para la industria el proceso sólo consiste en izar las cuerdas y separar con los cepillos las piñas el mejillón que se lleva a granel en la cubierta del barco hasta el puerto de descarga.
En la actualidad todas las labores del cultivo se realizan a bordo de barcos preparados para desarrollar este trabajo y se denominan “barcos mejilloneros”.

2 comentarios:

David dijo...

Buen artículo y buena foto!
La especie que se cultiva, ¿es edulis o galloprovincialis? Siempre tengo esa duda.
Saludos

Jorge Hernández Urcera dijo...

La especie que se cultiva en Galicia es galloprovincialis, de hecho, por parte de la Xunta, se está intentando diferenciar mediante marcadores genéticos esta especie de otras cultivadas en otras zonas de España.
Gracias por la foto.
Échale un vistazo a este enlace:
http://www.ipacuicultura.com/noticia.php?indnot=564