"Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano" A. Clarke

Elige tu idioma

28/4/11

Planta de Cultivos Marinos de Mazarrón


Hace unos días tuve la oportunidad de visitar la Planta Experimental de Cultivos Marinos de Mazarrón (Murcia) perteneciente al Instituto Español de Oceanografía.

La investigación en acuicultura en Murcia comienza de la mano del IEO en San Pedro del Pinatar a principios de los años setenta y es en el año 1990 cuando se pone en funcionamiento la Planta Experimental de Cultivos Marinos en Mazarrón como dependencia del Centro Oceanográfico de Murcia y dedicada específicamente a la acuicultura.

Instalaciones:
En la planta baja del edificio, se ubica con una sala de fitoplancton alojada en una cámara isoterma para la conservación de cepas y su cultivo en volúmenes pequeños, así como una sala para cultivo de volúmenes medios y un invernadero anexo para el cultivo masivo; dependencias para cultivo de zooplanton (rotífero y Artemia); y una sala de incubación de huevos.
Además cuenta con un área de reproductores equipada con siete tanques cuadrados de 45 m3 y uno rectangular de 90 m3, un área para el cultivo larvario compuesta por siete tanques de 5 m3 y dieciocho de 1 m3 más dos unidades experimentales consistentes en doce y veintisiete tanques circulares de 170 litros; un área de preengorde compuesta por más de 40 tanques de diferentes dimensiones; y una nave anexa invernadero con doce tanques circulares (cuatro de 25 m3 y ocho de 12.5 m3) y cuatro tanques rectangulares de 8 m3. En esta zona, además se ubica una unidad de recirculación para cultivo larvario y alevinaje consistente en 27 tanques cilíndricos de 0.5 m3. En cuanto a laboratorios, cuenta con uno húmedo de uso general; otro para histología, nutrición, química, liofilización y tratamiento de muestras; un laboratorio de imagen, otro de genética y una sala de preparación de alimento.

Líneas de investigación:
Son cuatro las líneas prioritarias:
a) Investigación para la mejora de las técnicas de cultivo de especies ya cultivadas industrialmente, como la dorada y la lubina y en campos como la genética, la nutrición y la patología.
b) Desarrollo de técnicas de cultivo (reproducción, cultivo larvario y alimentación y nutrición) de especies de las que ya se tiene un cierto grado de conocimiento pero aún no se producen a escala industrial, como el dentón, la corvina etc.
c) Estudio de las características biológicas y desarrollo de las técnicas a escala de laboratorio de especies sobre las que se comienza a investigar con vistas a su posible cultivo, como son el bonito, verrugato o corvallo.
d) Cultivo de túnidos (reproducción, cultivo larvario, alimentación y nutrición).

Bonito Atlántico:
Uno de los últimos éxitos alcanzados por la Planta de Cultivos de Mazarrón ha sido que varios bonitos del Atlántico (Sarda sarda) nacidos hace 11 meses en cautividad realicen puestas de huevos viables. Es la primera vez que se consigue que esta especie ponga huevos en cautiverio, lo que supone cerrar su ciclo biológico fuera de su hábitat natural.
La investigación se enmarca en el proyecto europeo Selfdott (Self-sustained Aquaculture and Domestication of Bluefin Tuna), que estudia los avances del cultivo del atún rojo (Thunnus thynnus) en cautividad. El bonito tiene un gran valor comercial y es poco frecuente en el ámbito de la acuicultura. Estos ejemplares maduran en el primer año de vida, mientras que la mayoría de los recursos en cautiverio lo hacen entre los tres y cuatro años de vida.

El proyecto Selfdott fue iniciado en 2008 por los investigadores Aurelio Ortega y Fernando de la Gándara. Los objetivos principales de este proyecto, en el que participan institutos y organismos de varios países de la UE, son:

  • Avanzar en el conocimiento de la reproducción en cautividad del atún rojo Thunnus thynnus.
  • Establecer los conocimientos básicos necesarios para el control del desarrollo de huevos y larvas.
  • Establecer los conocimientos básicos necesarios para el desarrollo de alimentos eficaces y respetuosos con el medio ambiente.

La meta final es mejorar la cría del atún del Atlántico, independizándola de las capturas de ejemplares juveniles en su medio natural, y lograr una mayor competitividad en el sector acuícola europeo.


video
En este pequeño vídeo se pueden observar varios reproductores de bonito atlántico en uno de los tanques de acondicionamiento en la Planta de Cultivos de Mazarrón.

1 comentario:

Anónimo dijo...

> Estos ejemplares maduran en el primer año de vida,

Muy curioso el dato...